La Arbequina.

Arbequina es una variedad de olivo (Olea europea) originario de Palestina. Fue introducida en España por el duque de Medinaceli en el siglo XVII. El duque vivía en el castillo-palacio de Arbeca, Cataluña, de ahí el nombre que recibe esta variedad en honor al municipio donde residía.

Caracteristicas

Se caracteriza por su gran resistencia al frío, un vigor muy reducido y una baja resistencia a la tierra calcárea. El tamaño de su fruto es el menor de las variedades cultivadas en España, entre uno y dos gramos, pero aun con todo se puede extraer mucha más cantidad de aceite de esta pequeña oliva que de otras, ya que es muy grasa.

Su uso

Esta grasa contenida en la Arbequina hace que genere un aceite suave.  En general, los aceites de oliva basados en este tipo de olivo son más mantecosos, con un acabado ligeramente picante.

Olor y sabor

Gran potencial aromático, mucha finura. Afrutado y de gran frescura por lo que deja una sensación muy agradable tanto en boca como en nariz.

– Usos: en crudo, con pastas y ensaladas, carnes, cocidos o legumbres.

“El experto en gastronomía José Luis Solanilla recomienda este aceite para tomarlo en crudo, con verduras, pastas y ensaladas, y para aderezar carnes que se van a cocinar poco (a la plancha o a la parrilla), o para rociar un cocido o unas legumbres.”

La arbequina está muy bien adaptada al territorio aragonés y da aceites muy afrutados, aunque el resultado final dependerá mucho del grado de maduración de la oliva.

Ahora hay aceites de muchas variedades (en Aragón tenemos de verdeña, de blancal, de alquezrana y de negral, por ejemplo, además de los más típicos de empeltre y arbequina) que podemos combinar con distintos tipos de comida

José Luis Solanilla
Heraldo.es. Zaragoza|07/03/2013

Imágenes de Olivalia